Arambala es municipio rico en recursos naturales con un clima fresco y un ambiente sumamente tranquilo para practicar ecoturismo: ríos, cerros, cascadas, pozas y pinares que invitan a la exploración y la aventura. Arambala se caracteriza por su flora, constituida principalmente por bosques de Pino y Roble, lo que permite disfrutar sus atractivos en agradables caminatas o, si prefiere, en vehículos todo terreno.

Arambala significa “Río de los Alacranes”. La zona fue ocupada por indigenas lencas ultralémpicos, grupo indígena muy anterior a la llegada de los españoles a la región, en el Siglo XVI.